Sahariana de piel

Con el cambio de temporada nos vamos desprendiendo de las piezas de más abrigo, y la cazadora sahariana adquiere protagonismo. De piel color natural, en su versión más clásica y urbana, con cierre de botones y bolsillos frontales, es una pieza que no puede faltar en tu armario en primavera. Si tuviéramos que definirla podríamos decir que nos recuerda a la empleada por aventureros que viajan a paraísos naturales o de safari: cómoda, con mucho estilo, y con un sinfín de posibilidades.

Tiempo de cazadora

Para que no te pillen desprevenido esos chubascos de temporada, no olvides una cazadora ligera o de tejido técnico. Pocas prendas son tan útiles y funcionales como la cazadora. Abriga, protege del frío, la lluvia y si te pilla un chaparrón sin paraguas, las que tienen gorro interior te salvarán de la situación. Es una prenda casual, informal, pero que puede cambiar mucho el estilismo si la combinas de diferentes maneras. En color azul marino es combinable tanto para tus looks deportivos como para los más urbanos. Combina muy bien con casi todo, y si te acostumbras a llevarla, no podrás vivir sin ella.

Colores vivos en invierno

No es raro que con la llegada de los fríos los armarios masculinos se llenen de oscuridad. ¿Pero por qué no vestir colores vivos también en invierno? Dale un toque preppy a tus conjuntos con combinaciones de camisa y jersey con pantalones chinos de colores vivos, y calzado clásico (aunque siempre teniendo cabida las sneakers para un toque más sport-urbano). Por supuesto tenemos que hacer frente al invierno, así que el punto es claro protagonista en tus conjuntos de invierno. Sin duda, en la variedad está el gusto.

La chaqueta náutica

Tras años en que las siluetas slim están tan de moda, vuelve a llevarse lo oversize, lo que nos permite combinar lo deportivo con lo clásico para crear nuevas formas. Este invierno encontramos parkas acolchadas, cierre con alamares para darle un estilo navy… las opciones son amplias. Si a eso le unimos los abrigos náuticos impermeables, y trenchs tres cuartos, tenemos opciones más que de sobra para que se adapten a nuestro estilo particular y que al mismo tiempo nos protejan del frío. Una chaqueta náutica combinada con chinos es un buen ejemplo de tendencia para este mes de febrero. La combinación de marino, rojo y blanco siempre es un must.

Guantazo al invierno

No hay nada como la sensación de salir a la calle en invierno con las manos calientes, y para ello cada vez hay más propuestas en el mundo de la moda, con guantes de todos los estilos y tejidos. Me gustan los guantes como accesorio de moda y me gusta proteger mis manos del frío con un buen par de guantes. Entre los complementos masculinos no pueden faltar unos de piel para mantener las manos protegidas del frío y de la humedad exterior. Los guantes dan un toque de distinción, son un accesorio que no echáis en falta si no los lleváis, pero que dice mucho de vuestro estilo cuando los añadís a vuestro look de invierno. Tus manos no tienen excusa si pasan frío esta temporada.

Protege tu garganta

Mantener la zona de la garganta caliente y protegida no es sólo un síntoma de precaución, también puede convertirse en todo un detalle de estilo, siempre que sepamos elegir y llevar correctamente la bufanda o el foulard. Y es que estamos hablando de dos prendas imprescindibles en el armario de cualquier hombre, tenga el estilo que tenga, ya que es una prenda válida para los looks más clásicos, así como para los más casuales y bohemios. Evidentemente colocarse una bufanda no tiene ningún misterio, se puede hacer de tantas formas como uno quiera, y es que al igual que con las corbatas, las formas de llevar una bufanda o un pañuelo pueden ser variadas.

Motivos navideños

La Navidad está a la vuelta de la esquina, y los jerséis y cárdigans con motivos navideños son todo un clásico en estas fechas. Todos tenemos una de estas prendas que parecen tejidas por nuestras abuelas en los años 80, y es que el gusto por lo vintage sigue teniendo mucho tirón. Árboles de Navidad, muñecos de nieve, renos… cualquier elemento navideño es bueno para llevar en tu prenda de lana. Pero si no te gusta dar la nota, y prefieres algo más “tranquilo”, recurre a los tejidos jacquard, como el que llevo hoy, que nos envuelve en el espíritu festivo sin necesidad de llevar en el pecho una enorme cara de Papá Noel. ¿Lo mejor? Podrás seguir llevándolo a el resto del invierno.

Colores de invierno

Seguramente no sean tus colores favoritos, o tal vez sí, pero en cuanto bajan las temperaturas, parecen los preferidos a la hora de vestir. Hablamos del trío mágico en tonos otoñales e invernales: el azul marino, el gris y el burdeos, que juntos o por separado, en looks formales con chaqueta o totalmente informales, consiguen que el estilo invernal sea sobre todo, muy sobrio. Volvemos a apostar por lo más clásico, por un hombre al que le gusta vestir bien y que lleva prendas que no pasan de moda fácilmente. Se trata de estar impecable a todas las horas del día. Dale un toque de contraste con un foulard estampado, o con un pañuelo estampado paisley en la americana.

El abrigo tweed

Con la llegada del frío, buscamos tejidos cálidos y confortables, que nos aporten sobre todo comodidad, pero sin renunciar a la elegancia. Es hora de hacerte con un buen abrigo, que sea elegante, y de tejido cálido y confortable. Por eso hoy os quiero hablar sobre un tejido que reúne estas características: el tweed. Se trata de un tejido de lana áspera, cálido y resistente, originario de Escocia. La textura es calada y elástica, parecida a la del cheviot, pero más apretada. Lo podemos encontrar liso o en sarga. La pelusa que se crea en la superficie del tejido rechaza el agua, por lo que es ideal para días fríos y lluviosos. Por más que pasen temporadas y temporadas, mi favorito sigue siendo el de corte tres cuartos. Es una opción elegante y sofisticada al mismo tiempo que permite combinarlo con looks bastante informales.

Estos son mis chinos

Aunque te guste seguir las últimas tendencias de moda, sabes que el secreto de un gran estilo es un buen fondo de armario. Prendas atemporales, de calidad, que te salvan mil veces la duda sobre qué ponerte al despertar. Esas prendas básicas te funcionarán en cualquier edad y en cualquier momento. Por eso hay que dar un lugar privilegiado en nuestro ropero a unos importantes compañeros de vida: los pantalones chinos. Se pueden lucir de manera muy casual con una camiseta y unas deportivas, o con una camisa para una cita más importante. Son cómodos, no pasan de moda, y los puedes tener en varios colores. Para ir a trabajar, si no vas de traje obligado, unos chinos camel o marino con camisa y blazer, hacen que tu look sea perfecto. ¿Qué te parece?

Periódico: Las Provincias

Fotografía: Fernando Ruiz